Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Top

2 Comments

La historia del Echeyde, el Infierno guanche

La historia del Echeyde, el Infierno guanche
Javier Aguilar Martínez

Los guanches(antiguos pobladores de Tenerife), conocían al actúal Teide como Echeyde, cuyo significado en su lengua es Infierno. Los antiguos pobladores creían que la entrada al mismísimo infierno se encontraba en este lugar de la isla y dentro de él moraba El Maligno, al que conocían como Guayota.

 


Según cuenta la leyenda, este se atrevió en un alarde de osadía a secuestrar a Magec (el Dios Sol) para confinarlo en las entrañas de Echeyde. Sumiendo así al mundo en la oscuridad total y perpetua. Desde las tinieblas surgieron los Tibicenas(hijos de Guayota), los tibicenas según la mitología guanche eran demonios con forma de perros lanudos de color oscuro como la noche y de ojos rojos inyectados en sangre que se abalanzaban sobre el ganado o los propios guanches y los devoraban hasta la muerte. Eran muy temidos por su fiereza y se solían hacer ofrendas de ovejas en las grandes grietas que se abrían en el suelo para apaciguar su ira. 

“…Con todo esto conocían haber infierno, y tenían para sí que estaba el pico de Teide, y así llamaban al infierno Echeyde, y al demonio Guayota…”
fray Alonso de Espinosa

Así pués los guanches rogaron a Achamán(Dios del Cielo y Dios Supremo del mundo guanche) para que viniera a ayudarlos en este momento en el que la oscuridad y el terror se cernía sobre la isla. Achamán atendió sus suplicas y comenzó una lucha con Guayota para librar al Dios Magec. Desde los cielos Achamán lanzó sus truenos y se sucedieron fuertes terremotos que sacudieron la tierra y desde el Echeyde Guayota lanzó lenguas de lava y grandes piedras incendiadas creando una imagen de terror que provocaba espanto por su virulencia(he hecho una reproducción artística del momento como podéis ver en la foto que ilustra esta entrada).
Finalmente todo cesó, Achamán venció y liberó al Dios del Sol de su cautiverio y desde el cielo comenzó a irradiar su luz. Achamán encerró al Maligno dentro del volcán para siempre y taponó el cono volcánico cerrándo así la boca del Infierno(se dice que es la parte blanquecina que podéis ver en la fotos en lo más alto del Teide y se conoce como “Pan de Azúcar”) .

Esta es la historia del Echeyde, el infierno guanche. Espero haber sabido transmitir un poco el enorme respeto que sentimos todos los Canarios en general y los tinerfeños en partícular por este gran centinela del Atlántico.

Mi idea es seguir compartiendo algunas otras leyendas o historias curiosas que tengan que ver con el Teide o con la isla en general porque las considero realmente interesantes y además tambien pienso que ayudan a entender un poco más la idiosincracia del isleño. Además siempre es una manera de que almenos mediante el recuerdo los antiguos pobladores de las islas pervivan de alguna manera en nuestra aletargada memoria, de la misma forma que descansa el fuego eterno en las entrañas de este majestuoso volcán.
Por supuesto dejando de lado cualquier tipo tinte pseudopolítico porque no es mi intención, pero creo que no es bueno perder los lazos reales que nos unen con nuestros lejanos antepasados. Un pueblo al que personalmente creo que se le debe algo más de respeto y reconocimiento y nadie mejor que nosotros para tratar de hacer un esfuerzo mucho mayor de lo que se está haciendo para no olvidar quienes fueron los antiguos habitantes de estas islas, como fué su vida, como sobrevivían, cuáles eran sus creencias, etc

 

 

Comments

  1. Carlos

    Hola, gracias por el relato y por difundir nuestra cultura.

    • Javier Aguilar Martínez

      Muchas gracias a tí por leerlo y comentar Carlos!. un saludo :)

Envía tú comentario

404 Not Found

404 Not Found


nginx